Se encuentra usted aquí

Inicio » Nuevos tratamientos para la arritmia más frecuente

Nuevos tratamientos para la arritmia más frecuente

Nuevos tratamientos para la arritmia más frecuente

Jueves, 15 Septiembre 2011

La fibrilación auricular es la arritmia cardíaca sostenida más frecuente, la que ocasiona más consultas especializadas y la que en cifras absolutas ocasiona más complicaciones. Aunque algunas personas jóvenes la sufren, es una arritmia característica de personas que han superado la quinta década de la vida. En el ámbito de la Cardiología se reconoce que se trata de una auténtica epidemia: se calcula que aproximadamente una de cada cuatro personas de más de 40 años sufrirá este problema a lo largo de su vida.

Además de consecuencias sobre la calidad de vida de los pacientes, la fibrilación auricular puede ser el desencadenante de complicaciones graves, la más temida de las cuales es el accidente cerebrovascular isquémico (ictus). El estancamiento de la sangre en las aurículas, junto con otros factores que lo acompañan, facilita la formación de coágulos, que pueden desprenderse y pasar a la circulación. De hecho, sabemos que esta arritmia es responsable de más del 30% de los ictus. Para prevenir esta complicación, muchos pacientes con fibrilación auricular necesitan tomar un tratamiento anticoagulante o antiagregante. Los médicos que tratamos la fibrilación disponemos de escalas que permiten determinar de forma bastante precisa aquellos pacientes que corren más riesgo de sufrir un ictus relacionado con la arritmia, y así podemos recomendar estos tratamientos a quien realmente los necesita.

Dado el gran impacto sanitario de la enfermedad se están llevando a cabo grandes esfuerzos de investigación para conocer la epidemiología de la arritmia, nuevos tratamientos antiarrítmicos, procedimientos que intentan la curación de la arritmia y nuevos tratamientos anticoagulantes. En la actualidad disponemos de tratamientos anticoagulantes de probada eficacia y con los que hemos acumulado muchos años de experiencia. El más conocido de ellos es el Sintrom®. Aunque buena parte de los pacientes que toman este fármaco están bien protegidos, el número de inconvenientes es considerable.

Un nuevo grupo de fármacos anticoagulantes estará muy pronto disponible para pacientes con fibrilación auricular y riesgo elevado de ictus. Algunos de ellos ya han sido aprobados en otros países para prevenir embolias en pacientes con fibrilación, y pronto esperamos que esté disponible en nuestro país. En los estudios realizados con un número muy elevado de pacientes con esta arritmia, estos medicamentos demostraron ser como mínimo tan eficaces como los anticoagulantes orales actuales para prevenir embolias, con un riesgo menor de complicaciones hemorrágicas graves. Además de la seguridad, aportará grandes ventajas respecto a los anticoagulantes tradicionales, como la utilización de una dosis estable, el hecho de que no precisará controles frecuentes de coagulación, y que el número de interacciones con alimentos o medicamentos será muy inferior.

Este es uno de los avances más importantes en el tratamiento de las enfermedades cardíacas en los últimos años. Como siempre que aparecen nuevos tratamientos, habrá que ser prudente en su uso, y determinar con la experiencia cuáles son los pacientes que pueden obtener de él el máximo beneficio. Paralelamente, la prevención y la identificación precoz de los problemas de salud son los pilares fundamentales para evitar las consecuencias y complicaciones de las enfermedades.

 

La web de Centre Mèdic Rambla Nova tiene un carácter divulgativo y en ningún caso sustituye la relación médico-paciente. Ante cualquier duda, consulte con su médico.